Vida personal, escolar y laboral

Aprende a balancear actividades

imagen Vida personal, escolar y laboral

Vida personal, escolar y laboral

La importancia de separar la vida personal de la escolar y la laboral

 

A veces, podemos ser tan obstinados que confundimos prioridades y no entendemos que estudiamos y trabajamos para vivir mejor, no vivimos para trabajar o estudiar.

Estos dos pilares (estudio y trabajo) son cruciales de nuestra vida, son elementos que marcarán nuestro desarrollo académico, profesional y social; por ello, tenemos que darles el peso que les corresponde si queremos trascender.

No obstante, debemos aprender a ponernos límites y entender que lo que hacemos debemos realizarlo con gusto y por gusto, más que por obligación, pues de lo contrario estaremos más propensos a sentirnos infelices.

Es indispensable saber que tenemos una vida personal y social, donde entran los hobbies, las actividades extra curriculares y la vida privada de familia. Aquí es donde debemos separar y entender que aunque puedan relacionarse, no es bueno mezclar nuestros problemas profesionales con la vida personal, porque no solo te afectas a ti mismo, sino a los demás.

Sabemos que tanto el estudio como el trabajo requiere gran demanda de tiempo y esfuerzo de tu parte, y eso es bueno, porque tu desarrollo marcará el camino de tu éxito. Por eso, es indispensable que aprendas a dosificar tus tiempos y esfuerzos para que logres pleno control de tus actividades diarias. Probablemente tu trabajo tenga un horario fijo, entonces enfócate en él en dicho horario y lo que pase ahí, déjalo ahí, no te lo lleves a otro lado. Y si estudias una licenciatura en línea tendrás la ventaja de elegir cuándo quieres estudiar, por lo tanto tú eres dueño de tu tiempo.

Si tuviste un mal día en el trabajo, trata de relajarte y desahogarte con alguna actividad física o con una plática con tus mismos compañeros; no dejes que estas experiencias se queden en tu mente y transformen el resto de tu día. Entre más molesto o estresado estés, es más probable que tomes malas decisiones y que además, tu salud se vea afectada. Esto también puede modificar tu desempeño escolar, pues si vives con muchas telarañas en la mente, tu memoria y la aprehensión de conocimientos pueden jugarte una mala pasada.

Por supuesto, esto también aplica al revés. Nuestras vidas personales y familiares también pueden provocarnos cambios drásticos de ánimo, problemas e inestabilidad emocional, por lo que también es indispensable que no los lleves a tu ambiente laboral, pues evidentemente afectaría tu rendimiento y eso no le va a gustar a tu equipo de trabajo.

En fin, de satisfacciones y problemas vivimos, lo importante es tener el tacto para lidiar con ellos y saber en qué momento trabajarlos, cargarlos y solucionarlos. Así es más probable que tengas una vida plena, sana y feliz.