Vence tus miedos

Aprende a hablar en público

imagen Vence tus miedos

Vence tus miedos

Que tu miedo de hablar en público desaparezca ¡YA!

 

Hay personas a quienes se les facilita socializar y desenvolverse ante multitudes, pero hay quienes pueden llegar a sentirse bloqueados y con miedo al error y al “qué dirán”. Sin embargo, te tenemos noticias, TODOS estamos expuestos a esto, la cuestión aquí es darle la vuelta al pánico escénico y construir en ti la capacidad de persuadir, imponer y agradar al mismo tiempo.

Y aunque no te diremos que es algo fácil de lograr (porque puede serlo, si quieres), te vamos a aconsejar cómo puedes transformar esta práctica en una pasión que de ser temida, pasará a ser divertida.

Primero, tienes que entender que vas a exponer algo de lo que tienes pleno conocimiento; es decir, no vas a inventar nada, pues todo el contenido ha sido creado de acuerdo con tu experiencia y con lo que deseas transmitir. Si cuando compartes lo que sabes con algún amigo te sientes satisfecho, imagínate cómo se sentirá compartirlo con muchas personas. ¡Todos salen ganando!

Si vas a hablar en público es simplemente porque eres capaz de hacerlo. Confía en tus conocimientos y aptitudes, y conforme fluya tu discurso, te preocuparás menos  por equivocarte y más por transmitir lo que quieres.

Es evidente que, entre mejor estudiado tengas tu discurso, tu confianza aumentará y el miedo irá desapareciendo. Por lo tanto, es recomendable que prepares bien tu exposición y repases sus detalles en los días previos al evento. Enfócate en el objetivo de tu trabajo y evita distraerte con nimiedades. Si te ayuda, practica hablando en voz alta o con gente de tu confianza, de alguna forma te ayudará a sentirte más seguro.

Sé organizado. No des tregua al caos, planea bien tus tiempos y tus recursos académicos, y asegúrate de tener en orden todo lo que necesitas. Si bien en cualquier momento estamos expuestos a imprevistos ajenos (que se vaya la luz, por ejemplo), una buena organización nos dará la posibilidad de solucionarlos. Asimismo, no debes de presionarte de más cuando se suscite una situación así; al contrario, tómalo con calma y enfócate en continuar de acuerdo con lo planeado.

No está de más que te tomes cinco o diez minutos para relajarte antes de exponer, en los que respires profundamente y recuerdes que si estás ahí es porque así lo quisiste, porque te gusta y porque eres capaz.  Si de todos modos te entra el miedo o los nervios, acéptalos y no te claves en ellos,  convierte la tensión en un aliado.

Entre más practiques, más seguridad irás ganando y tu miedo será cosa del pasado. Recuerda que una persona segura tiene mayor probabilidad de encontrar un buen trabajo y su camino hacia el éxito.