Cuatro mitos sobre las universidades online

No todo lo que escuchas es cierto

imagen Cuatro mitos sobre las universidades online

Cuatro mitos sobre las universidades online

Cuatro mitos sobre las universidades online

El aprendizaje a distancia todavía es un concepto relativamente nuevo y como tal, muchos mitos y conceptos erróneos han surgido porque la gente trata de entender qué es exactamente lo que ofrecen.

Mito 1. Una universidad online no me da un grado legítimo

Cuando terminas formalmente tus estudios en línea, como en la Universidad Villanueva Montaño Online, tu cédula es expedida por la SEP de la misma manera en la que se expide en cualquier otra universidad con validez oficial. Cuando buscas trabajo, no existe motivo alguno para hacer distinción entre un egresado por métodos a distancia o presenciales.

Mito 2. Los profesores no son tan buenos como los de las universidades tradicionales

Aunque los profesores de una universidad online son diferentes a los de la universidades tradicionales, todos ellos están calificados bajo los mismos estándares. De hecho, los profesores en línea a menudo tienen más experiencia en el uso de las tecnologías de la información y son conscientes del equilibrio entre el estudio y el trabajo, utilizando ejemplos de la vida real.

Mito 3. La educación a distancia es sólo para las personas mayores

La edad promedio de los estudiantes que participan en el aprendizaje a distancia está disminuyendo cada año. Si bien es cierto que la edad será mayor que la de un estudiante tradicional, es más que probable que vaya a estar en la compañía de muchos estudiantes en sus veintes. La educación online es ya una alternativa real a la tradicional.

Mito 4. Soy demasiado grande para estudiar en línea

Muchas personas creen que los grados y estudios superiores son sólo para los jóvenes y que ellos, como personas mayores, no serán capaces de volver a estudiar y menos si es a través del Internet. Esto no podría estar más equivocado. Las plataformas online son extremadamente amigables y se convierten en mejores opciones de estudio para personas mayores que no pueden dedicar el 100% de su tiempo al estudio presencial.