Características

El buen emprendedor

imagen Características

Características

Uno de los objetivos que  nos planteamos en cada ciclo escolar, es dar a nuestros estudiantes las herramientas necesarias para que, junto con a su conocimiento y pasión, se conviertan en las personas emprendedoras y exitosas que siempre soñaron; y aunque no existen como tal reglas para serlo, sí hay algunas características que definen al buen emprendedor. Dinos, ¿con cuáles de ellas te identificas?

 

Independiente. Todos soñamos en el momento de convertirnos en nuestro propio jefe, y aunque es un tramo largo de recorrer, llegar a él vale mucho la pena. Un buen emprendedor debe tener la capacidad de ser independiente, en el amplio sentido de la palabra.

Innovador. La vida está en constante movimiento, por lo que quedarte “varado” en el pasado puede ser peligroso. Si eres de los que están buscando constantemente nuevas tendencias, probablemente seas de los buenos emprendedores.

Apasionado. Dicen que si no haces lo que te apasiona, simplemente no avanzarás. A pesar de que siempre es válido ser multitasking y tener un gran abanico de capacidades, es mejor que te enfoques en lo que realmente te emociona, y así será más factible que tus metas se cumplan con mayor rapidez.

Creativo. Una mente amplia y creativa tiene más posibilidades de expandir sus horizontes. Entre más ideas y opciones tengas, mayor cantidad de proyectos podrás llevar a cabo.

Responsable. Esta característica la conoces desde pequeño. Evidentemente, entre más proyectos tengas, más responsabilidades deberás afrontar.

Ser líder y buen guía. Si buscas tener tu propio negocio, el líder que vive en ti debe despertar. Es también necesario que sepas trabajar en equipo, ser empático con tus compañeros para que te conviertas en un buen guía y los objetivos comunes se cumplan.

Persuasivo y sociable.  Sin duda alguna ser alguien a quien se le faciliten las relaciones interpersonales te dará una ventaja, pues con buenos contactos te abrirás más oportunidades de éxito. Por supuesto, si eres persuasivo, las posibilidades se incrementan.

Ambicioso, pero no abusivo. Alcanzar el éxito te hará feliz, y probablemente te incitará a ir por más, lo cual está muy bien; sin embargo, debes tener los pies en la tierra y ver las posibilidades con calma para tomar decisiones correctas. No abuses de tus talentos ni recursos, enfócate en lo que está dentro de tus posibilidades.

Organizado y receptivo. No es un secreto que si organizas bien tus tiempos, espacios, recursos y tareas, es más sencillo que llegues a tus metas en el tiempo deseado. Esto aplica para ti y para tus subordinados. Al mismo tiempo, debes ser receptivo a la crítica y los fracasos, pues todos estamos expuestos a ellos.

Aprende de los errores. De igual forma, los errores son parte inherente de nuestra vida. Hay que aprender de ellos para no repetirlos.

Comparte conocimientos. No seas egoísta, comparte lo que sabes con quienes te rodean, así, crearás un círculo virtuoso donde todos se retroalimentarán y los resultados serán sorpresivamente mejores.

 ¿Estás listo para ser un emprendedor exitoso?